domingo, 29 de marzo de 2009

El milagro de la vida está secuestrado.


Aunque desgraciadamente sólo lo puedo suponer, no creo que haya una experiencia más hermosa que la de tener un hijo. Dada mi devoción por la ciencia, no paro de sorprenderme cuando veo en libros y documentales los procesos bioquímicos y los cambios físicos que se producen durante todo el proceso de gestación, algo que no creo que sea comparable con ningún otro suceso biológico, es, sencillamente, inigualable. Pero la madre naturaleza se está topando con pequeñas dificultades. Es cada vez más frecuente escuchar a parejas que tienen problemas para concebir y muchos parámetros pueden influir en este aspecto; es cierto que siempre ha habido casos, posiblemente por algo genético o porque no tocaba, pero cada vez son más la parejas que tienen problemas para concebir, actualmente un 15% de las parejas que intentan concebir tienen algún tipo problema, y de ellos, el 47% son por problemas femeninos, evidentemente, algo está fallando. Aunque existen muchos parámetros para explicar la infertilidad, la causa más influyente de este aumento de casos es, sin duda, el ambiental; somos muchos los que pensamos que la vida que llevamos es una de las principales causas: la creciente contaminación, la alimentación manipulada (¿alguien de mi generación sabe cuando es la temporada de la berenjena o del tomate? Yo, lo siento, pero no), el estrés, la saturación de pesticidas en los vegetales, las drogas, los compuestos químicos sintéticos que constantemente estamos en contacto con ellos y que no deberíamos (sólo hay que coger un desodorante antitranspirante para comprobarlo), etc. Es evidente que el estilo de vida que estamos creando no funciona, no va bien y deberíamos cambiarlo.
Yo todavía no me he estrenado, y no se si cuando lo intente voy a poder tenerlos, pero reconozco que desde mi posición soy capaz de ponerme en el lugar de todas aquellas parejas que desean tenerlos y no pueden. Desde mi pequeño blog, todo mi apoyo, todo mi cariño y todo mi ánimo. No podemos cambiar la realidad, pero si podemos cambiar el punto de mira de las cosas.

3 comentarios:

Juan Escribano Valero dijo...

Hola Amparo: Muy bonito el blog y muy interesante tu primer escrito, te visitaré con frecuencia, a si que bienvenida a la familia broguera.
Un abrazo y mi lema para toda la cuaresma.
POR QUE DIOS EXISTE SOY FELIZ

Aranzazu dijo...

Hola pequeña.
Creo que este blog es una iniciativa estupenda muy acorde con todo lo que tu personalidad implica. Ten por seguro que estaremos al día de tus pensamientos, siempre profundos, interesantes y como no, muy bien documentados.

Sigue siempre buscando nuevos horizontes, es tu esencia.

Todo nuestro apoyo.

Güisy Pérez-Cuadrado Señoráns dijo...

Es cierto, demasiadas cosas influyen en nuestro organismo y luego tiene sus consecuencias. Es un gran problema para quienes lo sufren.

Gracias por llegar aunque casualmente a mi Blog, te invito para siempre y será un halago que me visites. Gracias también por tus palabras. La vida nos da reveses pero también en ese camino espinoso encontramos rellanos que nos pueden colmar. Estoy en uno de ellos, parada, expectante.. Ojalá ya tope con un nuevo comenzar donde un dorado sol pose sus brillos en el Mar.
Muchos besos cielo

Güisy