sábado, 18 de abril de 2009

¿Dónde está la pelotita....?


A ver si si alguien me puede decir cómo se llama el trilero que nos ha engañado. A ver quien conoce el nombre este timador que no es que nos haya birlado unas moneditas, no hombre no, nos ha hecho creer que somos libres...sin serlo...
Por lo visto, cuentan las lenguas antiguas que había una vez en la que la mujer no elegía, su "función" era casarse, tener hijos, ser buena ama de casa y buena esposa. El marido era quien pagaba las lentejas, trayendo el dinero a casa.
El tiempo pasó, los años cambiaron y con ellos, el punto de mira de las cosas. La mujer comenzó a sentir cosas nuevas con el nuevo papel de "trabajadora" (aunque eso siempre lo ha sido, espero que todos sepais que me refiero al trabajo remunerado, y no querais sacarle puntilla...), comenzó a formarse, a realizarse con el estudio (satisfacción que por fortuna disfruto cada día en mi trabajo). Este cambio es estupendo, pero... tengo unas dudas:

1. Si mi padre, que trabajaba él solo, ganaba un único sueldo, el cual era más que capaz de alimentar, vestir, pagar la casa, nuestros colegios y otras necesidades de cinco hijos y su mujer, ¿no se supone que si esto se mantiene, incorporandose la mujer al mundo laboral, viviriamos el doble de bien?

2. Hace mucho, se dice y bien dicho, que la mujer no podía elegir, eran tiempos un poco machistas en los que la mujer... a casa; pero ahora dicen que somos libres...¿libres? Si una mujer decidiera que le gustaría quedarse en casa para cuidar a sus hijos, ser ama de casa...¿podría? quizá alguna sí, pero yo las que conozco que les gustaría tener esta opción no pueden cogerlo. ¿Y aquellas mujeres que les gustaría elegir tener hijos y jornada reducida? ¿Podrían?. Eso sí, aquellas que quieran currar, currar y currar por poco dinerito...¡estan en el mundo perfecto!

Y bien, el nombre del trilero es....¡hagan juego señores!

11 comentarios:

My dijo...

jaja
yo a veces me quedo mirando porque es que alucino de verdad..
en fin.. mejor no acercarse demasiado ni al juego ni al que te quiere engañar asi!

un abrazo..

Alatriste dijo...

Gracias por visitarme y por dejarme tu huella. La verdad es que el mundo no es fácil y cada vez lo es menos. Mucho me temo que sólo queda apretar los dientes y seguir luchando. Muchos ánimos y cuídate. Un besazo.

María dijo...

La vida ha cambiado mucho, antes la mujer no podía decidir para nada y tenía que quedarse como ama de casa cuidando de sus hijos, hoy en día, tenemos la suerte, de que podemos decidir, lo que pasa que nos toca trabajar el doble, fuera y dentro del hogar, y aunque el hombre ayude, nunca llega a hacer el 50% que debería hacer en la casa, siempre es la mujer la que realiza el 80% de las tareas del hogar.

Bonito e interesante post, Amparo, muy acertado.

Un beso.

María dijo...

Pues hoy me paso doble vez, por las veces que no me pude pasar antes.

Un besazo y feliz puente.

Aitor dijo...

Muy buen artículo, Amparo.
Creo que tienes razón, las cosas han cambiado mucho, aunque yo poco puedo decir, casi no tengo experiencia de tiempos anteriores porque tengo 12 años.
Al menos, lo bueno es que las cosas han cambiado para mejor encuanto al tema del trabajo de las mujeres.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

El trilero se llama "avaricia", "consumo", "capitalismo"

AMPARILLO dijo...

Gracias anonimo, ahora le veo la cara, y no se... esta muy cerca, respira detras de mi nuca, el trilero no quiere mi dinero, quiere el poder de mi vida....

elemento dijo...

Seguro que has oído alguna vez que "el dinero es poder". Supongo que es cierto. Porque el dinero se alimenta del poder que nos consigue robar.
¿Recuerdas los "hombres grises" de Momo? Se fumaban el tiempo de las personas. En la vida real no existen, pero casi...
¿quien se fuma nuestro tiempo? La necesidad de tener dinero. ¿para qué queremos el dinero? Para tener "cosas". Así que a cambio de cosas entregamos nuestro tiempo... Vale, esta es la primera clave. Pero un buen trilero nunca lo pondrá su trampa tan a la vista, hay que esconderla...

¿No sería el mundo más justo y transparente si hiciéramos el cambio de forma directa?

- "Cuanto vale este piso?"
- "2.850 horas de tu tiempo".

Pero no, para dejar claro que hay horas de personas que valen más que horas de otras personas, nos inventamos el dinero. Bueno, tu y yo no, alguien se lo inventó. alguien de los que, naturalmente, tenía horas de mucho más valor que sus vecinos. La hora del banquero es mucho más valiosa que la hora del jardinero de su casa. Segunda clave: tu tiempo vale más o menos según cuanto dinero consigas en él. ¿Qué ha pasado? ¿no le hemos dado la vuelta? ¿A que empieza marear?

Y ya estamos terminando el trilerismo. Repaso: alguien se inventa el dinero como "única forma de medir" el valor de las cosas; ese mismo alguien, decide a cuanto dinero equivale la hora de cada uno de sus congéneres.

Y, para rematar, de nuevo ese mismo señor, decide cuanto dinero hay que pagar a cambio de cada cosa. De hecho, incluso puede decidir que por una misma cosa dos personas paguen distinto. Un buen cliente de un banco, es decir alguien que tiene mucho dinero, consigue mejores créditos que yo, así que paga menos dinero por lo mismo...

Bien montado. Si señor. Está bien montado. Solo nos falta envolverlo para regalo. Y de eso se encargan las leyes, las de los jueces y las del mercado.

Lo dejo aquí, que ya es muy largo...

AMPARILLO dijo...

Hola elemento, solo deseo que tus horas cuesten mas que lo que las mias dicen que valen...por tu bien, espero que asi sea...
Muchas gracias por este analisis que no sabria hacerlo asi de facil y a la vez tan complicado, aunque...deprime un poco...debe ser que por eso que la realidad es un poco deprimente.
Voy un poco más atrás... desde que fuimos pequeños, los padres, como buenos padres, enseñan que estudiar es lo que debemos hacer, supongo que lo que intentan conseguir es que las horas de sus hijos valgan más que las suyas, supongo que su inocente deseo es que sus hijos ganen bien de dinero en "pocas horas" y puedan disfrutar del resto de sus vidas...ERROR. Las horas de tus hijos no son de ttus hijos, son de...ese señor!
Anónimo lo ha llamaddo de tres formas...¿como lo llamarias tu?

elemento dijo...

Tiene muchos nombres porque es como un virus: puede mutar ...

Pero, en mi opinión, su principio activo es siempre el mismo: el metano que sale de pudrir el deseo de plasmar la justicia en cosas concretas.

El que más se esfuerza, el que es mejor persona, el que es más inteligente o más "algo", debe conseguir más porque es justo que así sea. El que no hace nada, el que no lo intenta, el que no supera unos mínimos de "algo", es justo que tenga menos... Ese es el principio.

Si, ahora, la medida del esfuerzo y del logro y de todo lo demás se mide en producción, en "dinero", ya la hemos liado parda...

Dejamos fuera la medida del amor (no interesa que tenga más cosas quien más ama, porque el amor tiene difícil conversión monetaria), ni el que más sueña, ni el que más se ríe, ni el que más nos reconforta y nos ayuda. Solo medimos al que más produce, al que más utiliza la inteligencia para producir...

¿Cómo salir del círculo vicioso? Difícil...

Tal vez, en otro comentario, o en otro post, o en otro blog, o en otra vida.

AMPARILLO dijo...

Esta bien elemento, lo dejo para otro post... para un comentario se me hace corto, para otra vida me sobre pasa, y no quiero otro blog. Lo voy madurando y puede que un dia... te sorprenda.

Bss